Estaba harta, quince años menstruando, quince años aguantando esa tortura que en la televisión te pintan en forma de hadas y olor a manzanilla. Mi problema nunca fue la menstruación en sí, la única vez que recuerdo haber llorado por un cólico fue a mis 16 años y creo fue culpa de unos tostitos con chamoy que me comí como si no hubiera un mañana, mi menstruación llegaba más educada que cualquier familiar indeseable, si fuera persona, sería de las que te mandan mensaje antes de hacerte la llamada o visitarte y cuando llegan lo hacen con un vinito. Mi cuerpo no era el problema, tener que usar un pañal a 40°C sí.

Por eso cuando vi el anuncio en el baño de la universidad en la que trabajo lo tomé como una señal milagrosa, COPA MENSTRUAL y una cuenta de Instagram similar a una que yo ya seguía por su contenido. Es la primera vez que me siento buchona, de esas que se compran LV (Lic. Valeriano) sin mirar el precio. Quiero una, le dije, estoy en tal lugar. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuánto? No le pregunté nada, mi hartazgo era tal que lo que fuera sería mejor que estas toallas con alitas que además de hacerte sentir como bebé rosado, contaminan el ambiente.

Mariel se encontró conmigo al día después de mi mensaje antes de que entrara a mi clase de Turismo, me explicó cada detalle sobre la copa, recuerdo que subió la pierna al escritorio simulando que era un retrete y me explicó los trucos más fáciles para colocarla y retirarla, su naturalidad para explicar el proceso me lleno de confianza y me dio gusto que personas con esa pasión y paciencia estuvieran dispuestas a explicarme TODO para que no me sintiera perdida.

Llegué a mi casa, herví agua y metí la copa en la mini olla, siempre atenta, ya que Mariel me advirtió que no la dejara sola o se podría quemar. Mientras estaba revolviendo la copita cual si hiciera chocolate caliente, me di a la tarea de ver el video que me recomendó antes de utilizarla. Mi miedo más grande era estar en clase, voltear al pizzarón y que una mancha roja se asomara por mis pantalones. Sí, la menstruación es normal, pero nadie espera que su teacher treintañera no sepa cuándo le baja ni cómo usar una toalla sanitaria, y yo no me pondría a dar explicaciones a nadie. Pero el video me tranquilizó, no sólo te explicaba a detalle y con líquido rojo, no como en los comerciales que sale un tipo de pipí azul, también te informaba de datos sobre la menstruación que yo desconocía, hola, soy Argel y nunca se me ocurrió usar el Internet para averiguar cuánto sangraba al mes. Resulta que a diferencia del estilo Carrie que nos muestran las toallas sanitarias, donde parece escena de asesinato de película chafa de terror, las mujeres menstruamos  en promedio de dos a cuatro cucharadas por periodo. SAID WHAT??? Claro que el flujo puede diferenciarse de persona a persona, pero leer eso me dejó con cara de meme de PIKACHÚ, impaktada pero al mismo tiempo tranquila.

Llegó la hora de la verdad, introducir la copita menstrual, hay muchas formas de hacerlo, pero la forma de taquito la sentí como mi llamado. Las opciones para introducirla eran sentarme de cuclillas o como a mi me gusta llamarle “como cholo de barrio”, subir una pierna en el retrete o sentada en él, como rebelde que soy decidí aplicar el estilo Pussy Cat Dolls en Buttons minuto 1:25.   Personalmente, necesitaba apertura porque a pesar de que la copa menstrual en forma de taquito es pequeña una es petite.

No les voy a mentir, lloré. No porque me doliera, es más, ni la sentía, pero si a las hormonas del periodo le sumas que no pudiste mantener la pierna arriba por más de 10 segundos, te estrellaste en el piso de la regadera y para colmo sentiste que ese pedacito de silicón quirúrgico no te invitó ni al cine antes de estar ahí, cualquiera llora. Lo acepto, la copa menstrual fue invasiva.

Una amiga que ya había tenido la copita me dijo que la peor parte era retirarla, aún no superaba mi intento de Pussy Cat Doll fallido y ya tenía que volver a intentarlo y ahora con la PEOR parte, según rumores. Mariel me advirtió que al inicio sería difícil, pero que no pasaba nada, “anatómicamente es imposible que se vaya más dentro”. Y sí, es imposible, la copita hace un estilo de vacío y no puede ir más allá del canal vaginal. El reto es romper ese vacío y retirarla sin escurrimiento. Yo no me compliqué, si esto va a convertirse en escena de asesinato que sea el mejor de todos: Psicosis de Alfred Hitchcock, obvio escena de la regadera. Intenté de nueva cuenta mi pierna a lo Pussy Cat Dolls, no funcionó, así que me dije “cholo style será”. Tenía que alcanzar el palito, moverlo un poco y al momento que sintiera la textura, presionarla y bajarla con cuidado. ¡ÉXITO TOTAL! kheee??? ¿Esto era la parte complicada? Sacar la copita menstrual no es nada difícil, soy Argel, bienvenidas a mi Ted Talk. 

A tres periodos de estos acontecimientos puedo decir que la copa menstrual es maravillosa, tanto que la última vez que me la puse olvidé que la traía y duré las 12 horas máximas recomendadas (debes vaciarla cada 12 horas y volverla a colocar, yo regularmente lo hago cada 6 a 8 horas dependiendo del día del ciclo). No paré ningún día, trabajé, bailé, dormí, sin ningún problema.

Cada mujer es un mundo, cada una encontrará complicación en algo al principio, no te puedo decir que será fácil o te pasará lo mismo que a mi,  pero lo que sí te puedo asegurar es lo bien que se siente conocer mi cuerpo, mi naturaleza, romper prejuicios, cuidar al ambiente un periodo a la vez y a mi bolsillo, pero sobre todo  lo empoderante que puede llegar a ser tener la capacidad de sangrar cada mes y no morir ni dejar de vivir la vida por ello.

 

2 comentarios sobre “La copa menstrual es mi complemento, mi media naranja

  1. Súper de acuerdo contigo, nada peor que usar pañal a 40°!! jajajajaja fatal el servicio, 0 estrellas.
    Nos podrías compartir el contacto de la chica que te vendió la copa? 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s