Dos boletos del cine: 110 pesos
Combo amigos: 285 pesos
Crepa de Nutella: 58 pesos
Que no “capee” y le quieras cobrar todo: Imaginen emoji de Perro y Oso aquí parfavar!!!

Hace días les pregunté en Instagram su opinión sobre los casos de los chicos que en redes les han pedido a sus ex citas les reembolsen el dinero y les pregunté sobre quién debía pagar la cuenta en la primera cita, sus opiniones estuvieron muy similares, pero la mayoría me dijo: AMBOS DEBEN PAGAR.

Yo sé que con toda la revolución de la mujer empoderada y el feminismo en todo su esplendor muchas nos vamos con la finta de que dejar a un hombre pagar nuestra cuenta automáticamente nos pone en deuda con ellos, lo admito, yo también he hecho referencia a “nada es gratis en esta vida” y de una  u otra manera vas a pagar lo que costó tu consumo, por eso NO GRACIAS, yo pago mi cuenta y así no le debo nada a nadie.

Pero, analicemos esta situación. Si esta persona con la que estoy en el cine, en este restaurante o en la Laguna del Nainari comiéndome un raspado de 15 pesos no me hubiera invitado, ¿estaría aquí? Mi yo puberta tal vez era feliz de salir aunque sea a la esquina, pero a mi yo adulta más perra que humana le cuesta mucho trabajo salir de las cuatro paredes con clima frío, Internet,un colchón que parece abrazarte cuando duermes y papitas con chamoy a 3 pasos de ti, aquí tengo todo lo que quiero y de pronto lo que dijo Linda Evangelista me parece bastante coherente “No me levanto de la cama por menos de 10 mil dólares”, amén.

Ahora imagina que aceptas esa salida a la Laguna del Nainari (no digo la Laguna porque me esté proyectando NI AL CASO), ok, ya que voy a salir me voy a arreglar, te pones la blusa de 800 pesos que agarraste en oferta, los jeans de 1000 que sigues pagando en Liverpool y las sandalias de 700 pesos. Te peinas y usas el ferro para hacerte el beach look natural que te enseñó alguna beauty blogger, te pintas con la paleta carítsima de París, usas el maquillaje gama alta que te aseguro cuesta unos 15 pesos la gotita de base que le sale, sacas el labial WAYESEL que Gracias a DIOR te regalaron en tu cumple y lista. Llegas a la Laguna y te compran el raspado de 15 pesos, tienes 2 horas de platica con el susodicho, él sólo platica de lo mucho que gasta en sus pedas con sus compas los fines de semana y más cosas banales,  no conectas a ningún nivel, te lleva a tu casa y él espera alguna muestra de cariño que obvio, no pasa. Te vas y él se molesta que no hayas tenido ninguna consideración por los gastos que ÉL efectuó y obvio te reclama en mensaje. ¿Sigues pensando que ambos deben pagar?

Yo ya no. Creo que hemos confundido que la igualdad y equidad son cosas muy distintas, y es la segunda la que necesitamos. Es como aquella famosa ilustración en la que todos los animales serían evaluados de la misma manera, nadando, pero entre el león, elefante, pájaro, sólo el pez pasaría. Con la equidad no buscamos ser iguales a los hombres, no podríamos, porque para empezar  mis bubis se han puesto renuentes cada 15 días y con sólo rozarlas me duelen, y ni me hagan hablar de la copita mestrual.  Pero además de todas las diferencias físicas, la vida de una mujer es mucho más cara que la de un hombre, tan sólo dirígete al super donde un rastrillo de mujer (rosa) cuesta mucho más que el que está en la sección masculina, aunque su única diferencia sea el color. Las expectativas de belleza sociales que debe cubrir una mujer con cremas, tratamientos, gimnasio, manicure, pedicure, calzado y ropa es increíblemente alto, y no me digas el hombre hace el mismo esfuerzo porque todxs vimos a Ed Sheeran vistiendo jeans al lado de Beyonce, DE BEYONCE. Por si fuera poco, la brecha salarial entre hombres y mujeres en México es del 16.5%, siendo los hombres quienes tienen mayores sueldos y mejores puestos, según datos de la ONU.

Dejar que el chico que te invite, pague la primera cita, no es porque seas merecedora, ni DIVA, ni tampoco te obliga a cubrir con una expectativa afectiva que él cree debes cumplir por un simple raspado, no te hace menos o más feminista, es simplemente lo justo en ese momento.

Me ha tocado conocer historias de todo tipo de hombre, y, sorpresivamente, son aquellos que menos atributos tienen para convertirse en parejas (f*ckboys) quienes toman el gasto en ti como una compra al 2×1 y se molestan cuando no les sale la jugada. Aquí lo más razonable es cortarlas por completo, dejar la cita cuanto antes y no volver a pasar por un encuentro de tan mal gusto.

Claro que la equidad nos apoya a todos y también se vale ser comprensivas cuando nos toque salir con alguien que esté en desventaja económica, con gusto puedes pagar tu parte o invitar, o simplemente hacerlo porque te nació o porque tú fuiste la que diste el primer paso, no pasa nada. Confío en que todas somos lo suficientemente inteligentes para conocer que la experiencia que nos da su compañía es la que vale y también sabremos darle valor.

Argel, ¿pero cómo le hago en las citas siguientes? Lo que a ustedes les funcione. En mi caso, a mi no me pesa picharle el cine a mi morrito cuando se puede y me gusta cuando me invita como noviecitos de secundaria, porque conozco la posición económica en la que nos encontramos y que eso nos funcione ahora así, no quiere decir que es la regla para todas las demás relaciones, cada quien va tanteando el terreno el punto es mantener un equilibrio, respeto y aprecio por la otra persona.

¿Están de acuerdo con mi teoría? Cuéntenme todoooo,

#esqueyolosamo

Argel

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s